28 enero 2007

Mi Plaza

Desde mi banca veo a un grupo de artistas maquillándose y delante de ellos un reloj de cartón que marca una hora que no alcanzo a ver bien.

Desde la parte de enfrente de la plaza, se escucha un poco de música que alegra el ambiente, pero ese sonido se vio interrumpido por un foco de luz que se quiebra al chocar contra una pelota tirada casualmente no se bien si por el padre o por el hijo, ambos la miran como si pudieran arreglar lo dañado con la vista.

Acabo de dejar de sentir la luz del flash de las fotos que se tomaban dos novios frente a uno de los árboles frente a mi.

Mientras la luz natural comienza a caer y el resto de los focos se prenden veo de lejos la gran fila que ahí en la caja del teatro, junto a mi banca se sientan dos mujeres que mientras hablan sueco o algo por el estilo, disfrutan unos tremendos pasteles, y es entonces cuando recuerdo no haber comido nada solidó hoy.

Algunos niños comienzan a sentarse frente a los actores que ya están vestidos y maquillados, mientras un barrendero junta el resto de vidrios rotos del suelo.

Una niña mira atentamente a sus amigos malabaristas mientras anuncian que sólo falta 5 minutos para que comience la función del circo teatro. La niña decide intentar hacer algo con los palos, la observo y ella me mira, yo dejo de mirar y escucho como uno de los palos cae al suelo seguido por una fuerte carcajada, levanto la vista le sonrió, me sonríe.

Tomo mi bicicleta y me voy, ya decidí que comeré hoy.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿QUE PLAZA ES ESA?

Fran... dijo...

La Plaza Ñuñoa.

Edge dijo...

Estaba claro que era la Plaza Ñuñoa...

Mientras leía me la imaginaba.

Tu narrativa es como conversar contigo con un café en Las Lanzas.

SalU2
T.

Fran... dijo...

Uf un cafe con leche y un tomate mayo.... jajaja. Pero afuera pa poder fumar, porque ahora en las Lazas YA NO FUMAN TODOS. jajaja.
Espero la invitación ;)